Diagnósticos a tomar en cuenta.

Publicado: viernes, 24 de noviembre, 2006

El cuerpo humano es un templo por cuyas ventanas manifestamos la armonía o intranquilidad que se alberga en su interior. El interior o estancias de este templo, está conformado por todos y cada uno de los órganos así como por el padecimiento que éstos tienen de nuestras emociones y formas de ver la vida. Las ventanas de este templo ficticio, son la piel, los ojos, los oídos y todos los elementos corpóreos con los que compartimos nuestra existencia de cara al exterior. Por supuesto, dentro de estas ventanas, no podemos olvidar la existencia de las manifestaciones que hace la enfermedad.