Mandalas.

Publicado: lunes, 19 de marzo, 2007

Hay momentos en la vida de los seres humanos en que un abismo divide el mundo de antes y el mundo del después. Nada es como antes. De repente un mar de dudas abruma tras nuestra ventana. Son momentos insoportables, desprovistos de todo sentido de orientación, en los que la existencia y nuestro ser son materia de pleno juicio en nuestro consciente más amplio.