Los Símbolos Cabalísticos.

Publicado: jueves, 18 de enero, 2007

“Suele decirse que, cuando alguien busca un tesoro que por cualquier razón no le está destinado, el oro y las piedras preciosas se convierten ante sus ojos en carbón y vulgares guijarros”. René Guenón (El reino de la cantidad y los signos de los tiempos). El origen de los símbolos cabalísticos hay que encontrarlos en uno de los más importantes episodios del Antiguo Testamento, en el encuentro de Moisés con Dios al monte Sinaí. Los cabalistas aseguran que además de las Tablas con los Mandamientos, Moisés recibió una valiosa información a través de una serie de conocimientos secretos y llenos de poder y que estos conocimientos sólo se fueron transmitiendo oralmente entre todo aquellos que eran dignos de ellos. Se trataría del poder infinito de determinadas palabras que, lo mismo sirven para leer el porvenir como para manipular realmente las energías vibratorias esotéricas, o descubrir la trama del universo y el destino del hombre en él. A lo largo de este capítulo repasaremos toda esta simbología cabalística, empezando por los nombres divinos, las letras, los sefirotes y todas las relaciones que evocan.